Close

EasyDNNNews

Badiola Holstein, élite de la raza Frisona desde el corazón de Asturias
Redacción Revista Frisona

Badiola Holstein, élite de la raza Frisona desde el corazón de Asturias

Reportaje publicado en el número 251 de la revista Frisona Española

Entrar en la sala de trofeos de Ganadería Badiola debe ser lo más parecido en el ámbito de la élite genética de la raza Frisona a entrar en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu en el ámbito del fútbol. Más de cuatro décadas de premios que deslumbran y que los sitúan a la vanguardia del progreso genético de la raza Frisona desde el corazón de Asturias inspirados en la perseverancia de un modelo que han ido adaptando a los tiempos. Su constancia, pasión y esfuerzo les ha conducido a convertirse en un referente tras más de cuatro décadas de prestigioso trabajo a nivel internacional, cuya última muestra han sido el vigésimo sexto premio al Mejor Criador Nacional y la primera Vaca Roja Campeona en el Nacional 2022.

José Ramón y Paulino Badiola, padre e hijo y propietarios de Ganadería Diplomada Badiola, han ganado el primer Campeonato Nacional de Vacas Rojas, un triunfo que se suma a una larga lista de premios, unas cifras que deslumbran y entre las que está haber sido 26 veces Mejor Criador Nacional; 25 veces Mejor Rebaño Nacional; tener 11 Vacas Grandes Campeonas Nacionales, 6 Campeonas Reservas y 3 Novillas Grandes Campeonas a lo largo de cuatro décadas diferentes; conseguir 4 triples coronas (Vaca Joven Campeona, Vaca Intermedia Campeona y Vaca Adulta Campeona en la misma edición de un Nacional); tener y ser incluidos en 2019 entre las 100 mejores ganaderías de raza frisona del mundo, siendo la única española del listado publicado por la revista Holstein International. También han conseguido ser la ganadería con mejor calificación morfológica de CONAFE en el año 2021. “También tenemos estandartes de premios que ya no se dan como Mejor Descendencia de Vaca, Mejor Descendencia de Toro, Vaca Más Productora en Primera Lactación”, recuerda Paulino como anécdota curiosa.

Pero empecemos por el inicio para poner en contexto sus logros. Ganadería Diplomada Badiola se funda en el año 1975. Actualmente tienen 600 animales, de los cuales 320 son vacas paridas y el resto recría. Tienen una media de producción que ronda los 13.000 litros de leche, con 3,90% de grasa y 3,37% de proteína a dos ordeños. La media actual de calificación es de 88,25 puntos, con 83 vacas calificadas excelentes. Un récord a nivel nacional y una de las ganaderías con mayor número de vacas excelentes a nivel europeo.

“La granja está formada más o menos por cinco familias, cuyo origen está en vacas con un pedigrí fabuloso procedentes de Canadá, Estados Unidos e Italia, que son el origen del rebaño que hoy tenemos”, explica José Ramón.

El éxito de Badiola como criadores está basado “en la perseverancia de un modelo” en palabras de Paulino. “Siguiendo un mismo modelo con cambios alguna vez por las circunstancias. Es como un barco que tienes que poner el timón con un rumbo, a veces encuentras obstáculos y tienes que girar, pero siempre teniendo claro adónde vas. Nosotros siempre hemos tenido claro qué buscábamos: familias de vacas que fuesen muy transmisoras o raceadoras y que tuviesen muy buena morfología para producir mucha leche a lo largo del tiempo. Ese fue siempre el objetivo para conseguir vacas rentables. Hay muchos caminos en el sector para conseguirlo, nosotros hemos buscado este y, además, nos gusta trabajar con vacas bonitas. Que tengan buenos rasgos funcionales y que sean rentables”, detalla.

Vídeo: Entrevista con Paulino Badiola tras ganar el premio a la Vaca Roja Campeona Nacional 2022

En cuanto a los criterios de selección seguidos a lo largo de estos 40 años, José Ramón recalca cómo van de la mano de los tiempos para aplicar en cada momento lo que mejor le viene a esa familia de vacas a nivel de morfología, ubres, patas, calidades… “Paulino lo estudia mucho y lo tiene muy claro”, apostilla sobre su hijo.

Precisamente Paulino nos indica cuál es hoy el criterio de selección más importante para Ganadería Badiola. “Que el toro sea muy alto en tipo, que transmita unas ubres extraordinarias, unas patas fantásticas, armonía de todas sus partes y que, además, sea positivo en leche y sólidos. En los últimos años hemos agregado rasgos de salud, que era algo que antes no incorporábamos porque no teníamos mucha información. A eso hay que unirle un buen manejo y una buena alimentación para buscar esa excelencia. Nuestro conocimiento de las familias de vacas con las que trabajamos nos permite ir corrigiendo sus pequeños defectos y fortaleciendo sus virtudes”, explica haciendo que lo difícil parezca sencillo.

El valor de tener un rebaño homogéneo

“Nosotros lo que buscamos en esta granja es el con-junto y prueba de ello es que tener un rebaño de 300 con una media de 88 puntos y la alta producción que tenemos es difícil de mejorar”, subraya José Ramón Badiola, a lo que su hijo Paulino hace un inciso indicando que “todo es susceptible de mejora”.

Todavía algunas voces en el sector ganadero siguen inmersas en la disyuntiva de elegir entre morfología y producción. “Damos fe de que cuanto mejor sea la vaca morfológicamente, más producción ofrece a lo largo desu vida. De hecho, la media de producción de las vacas excelentes sobrepasa a las MB y las MB a las que vienen detrás. A través de los años lo hemos comprobado”, insiste José Ramón Badiola.

“Nuestras vacas que van a concursos y que son morfológicamente muy buenas, también van acompañadas de grandes producciones. Se puede conseguir y es lo que intentamos demostrar. Por ejemplo, este año las vacas que fueron al concurso nacional promediaban 48 litros de media a dos ordeños. Es una cifra nada desdeñable y eso que incluimos en el grupo a dos vacas primerizas”, recalca Paulino. Porque a nadie se le escapa que la rentabilidad de la granja hoy día es, si cabe, más importante que nunca, como se encarga de recordar José Ramón para subrayar que “está claro que la vaca ideal es la que no tiene sufrimiento”. “Cuando tiene una buena ubre, unas buenas patas, buena movilidad, tiene estructura, come, tiene capacidad para admitir y digerir sus alimentos. Esa vaca es la que más va a producir y la que más años va a durar. Cuanto mejores vacas tienes, ves que es más rentable”, añade.

¿Qué vacas recuerdan con más cariño?

Badiola lleva participando en concursos nacionales desde 1980. “Recordamos con mucho cariño a todas las vacas grandes campeonas. La primera fue Osa en 1988, luego Aguilucha, Lesly, Megate, Kournikova, Telva, Lubasca, Koketa… pero si hay una vaca que nos hizo especial ilusión porque fue un homenaje a mi hermano que había fallecido un par de años antes, fue Badiola Leduc Megate I. Para nosotros fue un gran momento porque conseguimos lo que buscábamos desde hacía muchos años: criar una vaca maravillosa a partir de un proyecto familiar que compartimos con mi hermano Víctor. Y también tenemos un recuerdo especial de la Telva, que consiguió el Campeonato Nacional en tres ocasiones y fue también muy satisfactorio la tercera vez que lo consiguió porque había sufrido un accidente que le seccionó los dos pezones posteriores el año anterior, una semana antes del Concurso Nacional, y trabajamos un año entero para corregir ese problema”, rememora Paulino.

En concreto el año de recuperación de Telva fue “durísimo”. “Durante muchos días pensamos que no lo íbamos a conseguir, pero finalmente logramos volver a llevarla a un Nacional y ganarlo, así como llevarla a un campeonato europeo. Haber hecho tanto por una vaca y que ella también nos correspondiese, nos enorgullece como criadores”, recuerda.

No obstante, en ese lugar especial no solamente tienen a vacas grandes campeonas. “Hay otras vacas que no han logrado el campeonato, pero a las que también hemos querido enormemente. Y si hoy hay una familia de la que nos sentimos orgullosos es la de las Megate. Creo, sin duda, que es la mejor familia que ha habido en España en índices y morfología. Esta familia ha conseguido los mejores índices en la década pasada, ha conseguido grandes campeonatos nacionales y a ella pertenece Badiola Jordy Mega Roja, la primera Vaca Roja Campeona. Las Megate son nuestro buque insignia, una excelencia en tipo, con mucha producción y sólidos. La “familia K”, que incluye a Koketa, Kournikova, Kenda y Kinina, es otra de nuestras grandes familias de vacas, con las que llevamos trabajando desde 1980. También nos satisface ver cómo la actual campeona de Asturias –Badiola Chief Delilah– desciende de otra de las familias con las que llevamos trabajando desde el inicio, cuyo origen fue Chief Sicilia, que fue la vaca que consiguió nuestro primer premio de sección en un concurso Nacional, en Madrid 1982. Hace nada menos que 40 años. Siempre hemos creído en las familias de vacas”, apostilla Paulino.

En cuanto al último Concurso Nacional organizado por CONAFE el pasado mes de septiembre, la familia Badiola quiere resaltar la grata sorpresa que ha supuesto, recordándolo como una de las mejores ediciones en años. “Hubo muchos visitantes y ganaderos de otros países que se marcharon impresionados por el nivel de esta edición. Desde aquí quiero agradecer a CONAFE, al apoyo de las casas comerciales y a todas las personas que hicieron posible el concurso. Vine muy esperanzado en que las futuras ediciones sean como esta”, señalaba José Ramón respecto al concurso nacional recién celebrado este año.

El potencial de una vaca campeona

Preguntamos si son capaces de ver el potencial de sus vacas de concurso desde un principio y afirman que no pueden identificar cuáles son posibles campeonas desde pequeñas y que se llevan a veces sorpresas con novillas que no destacan, pero que luego evolucionan muy bien.

“Solamente cuando son vacas empezamos a verlas claramente”, concluye. “Este último Nacional comenzamos a prepararlo en el regional de Asturias y dentro del grupo de animales que seleccionamos cambiamos muchas veces las vacas. Esto es como cambiar la alineación de un equipo, digamos que hay algunas titulares y que hay otras que están entrenando muy bien. Y a veces la condición corporal o el estado de lactación es muy determinante para nosotros de cara a presentarlas a concursos. Y no el hecho de que haya sido una vaca campeona determina que es la que vayamos a presentar, porque dentro de seis meses puede que no esté en su mejor momento”, explica Paulino sobre el proceso de preselección que realizan.

De hecho, este año más de la mitad de las vacas que llevaron al Nacional eran vacas que iban por primera vez a un concurso. “Tenemos la fortuna de poseer un rebaño con una media muy alta de puntos y al final tenemos muchas vacas para elegir. Nuestra suerte y dificultad, pero bendita dificultad, es que contamos con muchas opciones para elegir en la mayoría de secciones”, recuerda Paulino. Pero eso les hace también equivocarse, como reconoce José Ramón Badiola: “Este año llevamos una que el año anterior quedó primera de su sección y cuando llevábamos dos días en Gijón nos dimos cuenta de que nos habíamos equivocado porque no era su momento”.

En resumen, como recuerdan los Badiola, que además de ganaderos también son reputados jueces en concursos de raza frisona, “siempre hay que tener una gran vaca, que tenga su gran día y que le guste al juez”.

El éxito de Badiola Jordy Mega Roja

De lo que sí estaban convencidos era de las grandes posibilidades que tenía Badiola Jordy Mega Roja, primera Vaca Roja Campeona Nacional en España. “El año pasado discutimos sobre si llevarla o no al Nacional. Yo le decía a mi padre que si la vaca el año pasado era buena y ganó su sección, este año estaba infinitamente mejor. Creíamos que podía aspirar a todo. Y que continúe la estirpe de su familia nos da esperanza de que siga proporcionándonos muchas alegrías. Es muy difícil que una vaca roja sea tan buena como las blancas y negras. Pero Mega Roja compite de tú a tú con cualquier vaca”, explica convencido.

Dos vacas históricas que han marcado una época

Las épocas son distintas, lo que deforma cualquier comparación, pero como copropietarios de una de las dos únicas vacas que han conseguido tres títulos de Vaca Gran Campeona Nacional en España –Badiola con Pacho Goldwyn Telva en 2011, 2013 y 2016 y la reciente Gran Campeona, Llinde Ariel Jordan–, queríamos saber qué distinguen, en su opinión, a este tipo de vacas que protagonizan hitos históricos.

“Se trata de dos vacas que marcan época, aunque son modelos absolutamente diferentes. Telva era una vaca espectacular, muy extrema, que llamaba la atención incluso a los profanos en la materia; era una vaca alta, larga, profunda y abierta de costilla, con mucho estilo y carácter de la raza, que unía extremadamente bien todas sus partes. Eso unido a que tenía una ubre fantástica y muy buenas patas la hacían imbatible en su época. Ariel es una vaca muy correcta con una ubre extraordinaria, que ha ido evolucionando con los años y a la que Agapito (Agapito Fernández, propietario de S.A.T. Ceceño) ido mejorando con el tiempo; que tras un año sin parir la vaca se mantenga como está es para darle no un diez, sino un doce. Telva y Ariel tienen en común que han marcado sus décadas. Hay una serie de vacas que siempre tienen una mayor trascendencia y son un poco diferentes. Además, de estas dos campeonas hay que remarcar que las dos han hecho más de 100.000 litros de leche en vida productiva. Ese es el modelo que estamos buscando. La morfología va por ahí, animales longevos, que duren en el rebaño y que sean rentables para el ganadero. Cuando la gente veía a Telva y ve a Ariel actualmente, sueña en tener una vaca así en su establo”, resume Paulino Badiola.

En cuanto a Telva, su historia la hace “muy especial” para sus propietarios. “El gran problema que tuvo es que en el año que tuvo el accidente creíamos que aspiraba a ser una de las mejores vacas de Europa. Y al siguiente Europeo de Colmar ya no estaba en su mejor momento”, recuerda Paulino respecto al accidente que le seccionó los dos pezones posteriores en 2015 y que no impidió que fuese Vaca Gran Campeona Nacional en 2016 tras seis operaciones y un año luchando por su recuperación. “Si la Telva no hubiese tenido ese accidente, habría sido algo fuera de lo normal”, añade José Ramón.

Bienestar animal

El ejemplo de la lucha por la recuperación de Telva por parte de sus propietarios es ilustrativo del amor de un ganadero por sus animales. El ganadero es el mayor interesado en el bienestar animal de sus animales. Todos sabemos que para que produzcan más deben estar cómodas y confortables.

Otro ejemplo muy ilustrativo sobre bienestar animal lo pone su padre José Ramón: “Si una vaca tiene algún problema, llamamos de inmediato al veterinario y no está en listas de espera como puede pasar a las personas. Hoy los animales están muy bien atendidos”

El sector lechero afronta una nueva crisis

Resulta una evidencia que el sector de vacuno lechero afronta su enésima crisis a la que tampoco escapa esta ganadería con más de 40 años de trayectoria, como se encarga de recordar José Ramón, desde cuya experiencia analiza las claves del sector durante el año que se agota y las perspectivas que espera en próximos meses.

“Se ha producido la tormenta perfecta en el sector, donde los costes de producción han subido enormemente debidos a la guerra de Ucrania, a la sequía de este año, a la inflación, etc. Y sin embargo el precio de la leche hasta el tercer trimestre no ha reaccionado. Llevándonos a pérdida de márgenes durante el primer semestre. Actualmente los contratos que se están firmando tienen precios mucho más altos, pero esperemos que se mantengan, puesto que los costes de alimentación de las vacas siguen subiendo sin parar. La clave es que el ganadero tenga un margen de beneficio”, reflexiona al respecto.

Origen de la Ganadería Badiola

Por último, preguntamos a José Ramón qué le sirvió de motivación para construir la excelente ganadería que tienen hoy. “En la casería de mis abuelos me inculcaron el amor por los animales. Fue a raíz de mi participación en la primera escuela de jueces ganaderos que organizó ANFE a finales de los años 70 donde surgió mi pasión por las buenas vacas Holstein y donde vi claro que la vaca Holstein era la más eficiente para producir leche. También allí surgió mi vocación de juez ganadero, pues fui uno de los tres únicos participantes que saqué el título de juez”, recuerda.

Print

x

Text/HTML

RAZONES GENOTIPAR

Diez razones por las que genotipar con CONAFE

BANNER CUADRADO GRANDES CAMPEONAS

ÚLTIMAS NOTICIAS PUBLICADAS

INSTAGRAM

Página de CONAFE y Revista Frisona Española en INSTAGRAMPágina de CONAFE y Revista Frisona Española en INSTAGRAM

YOUTUBE

Text/HTML


Text/HTML

QUIÉNES SOMOS

La revista Frisona Española y la web revistafrisona.com son los medios de comunicación de la Confederación de Asociaciones de Frisona Española (CONAFE). La edición en papel de Frisona Española, con periodicidad bimestral, se publica ininterrumpidamente desde 1981.

 

Text/HTML

SÍGUENOS 

          
maltepe otel
CONAFE - Confederación de Asociaciones de Frisona Española - 2023
Política de privacidad |  Política de Cookies |  Aviso legal
Volver arriba